jueves, 19 de mayo de 2011

Y se le puso fin



 Y se le puso fin a todo. Se acabaron las caricias bajo la ropa buscando tu suave piel... tus labios húmedos rozándose contra los míos. Se acabaron las bienaventuranzas, los  "estoy deseando que". El apoyarme bajo tu cuello para olerte...para oler a ti. Se acabaron las sonrisas tontas, el oír esa voz y el sonreír en los días pésimos por cualquier chorrada. El estar expectante para verte. El abrazarte y no querer nada más y sentir que el mundo se para en ese instante.


 Se acabó  hacer como que paso de ti por tus tonterías, el reírme de tus bromas y  confeccionarlas contigo. Se acabó el soñar. Porque mientras yo sufría por ti, sufría por mi en esta realidad que no acababa de cuajar, tu soñabas con nosotros en un mundo irreal, cual perfección era imposible de alcanzar.  se acabo la felicidad, porque ambos nos negábamos..yo a decirla, tu a verla. Y tras que tu cayeras de ese gran olmo que es la inopia  yo con claridad...deslicé la mano por mis sentimientos y tras verlos tan frágiles y entregados. Lo vi todo claro, tu  te encuentras en la espiral de la perplejidad y sin ver más allá...


 ...yo levante mi mayor apuesta, mi corazón.






2 comentarios:

  1. Increíble texto. Inusitado vocabulario. Y la forma de expresarte, simplemente, increíble.

    ResponderEliminar